La conversación sobre tecnología educativa

10 lecciones de EdTech en Silicon Valley

10 lecciones de EdTech en Silicon Valley

Por Moís Cherem

Cofundador de Enova y CEO de Bedu

 

La semana pasada Endeavor organizó sesiones entre compañías líderes del sector EdTech en Silicon Valley, San Francisco, y empresas que forman parte de la aceleradora de negocios de alto impacto. Directivos de compañías con gran alcance como MasterClass, Udemy, Udacity y Coursera presentaron su visión del sector y algunos principios con los que operan sus compañías. Éstas son algunas de las lecciones que me parecieron más relevantes:

 

  1. El estudiante va primero. Cada compañía ejecuta el principio en forma distinta, pero tener al estudiante como la prioridad máxima es esencial para el crecimiento. Algunos miden el desempeño del estudiante, otros sólo su satisfacción. La tasa de graduación no parece ser una preocupación central, con la analogía de que casi nadie lee todo lo que tiene en su biblioteca. Nosotros no compartimos enteramente ese criterio, pero para un curso de bajo costo que se toma por curiosidad, puede ser válido.

 

  1. Los gigantes están dañados. Esto tiene ventajas y desventajas. Por un lado, el gasto que aglomeraban las grandes editoriales va a fluir a empresas más chicas con modelos más efectivos. Aquí hay una oportunidad para las startups. El problema es que desde el punto de vista de los fondos, hay pocos grandes compradores estratégicos que le puedan dar salida a startups a través de adquisiciones. Por lo tanto, el sector edtech está potencialmente subvaluado, al existir pocas alternativas viables de salida. Las opciones que quedan son IPOs, o compras por parte de compañías cuyo foco no es la educación (como fue el caso de Linkedin comprando a Lynda). A pesar de que las salidas son difíciles, la inversión en el sector aumentó en promedio casi 10 veces desde 2010.

 

  1. Uso de datos para lanzar cursos. Antes de lanzar una materia o seleccionar al instructor que la grabará, se hacen pruebas para tratar de inferir que es lo que más le atraerá al alumno. Así la probabilidad de que le guste a un grupo importante de gente se incrementa.

 

  1. Se necesita capital adecuado. El rango de capitalización de las empresas con las que hablamos es de US$50M a US$200M. Crear y comercializar productos que atraigan a usuarios es intensivo en capital. En este sentido, es necesario que las empresas de EdTech en América Latina logremos atraer más capital para crear productos emocionantes y efectivos.

 

  1. Plataformas vs. Contenido en casa. Algunas compañías creen que el mejor contenido viene de terceros, personas que lo crean por ser expertos en temas muy específicos. Otras creen que deben hacer todo el contenido en casa para controlar la calidad. Aquí no hay un consenso sobre qué da los mejores resultados al alumno.

 

  1. B2B vs. B2C. De igual manera, algunas empresas creen que la mejor manera de mantener al alumno como prioridad es que éste pague por el curso, mientras que otras se enfocan en persuadir a los corporativos que compren el contenido. Parecería que la ruta de vender a empresas ha generado startups de edtech más exitosas.

 

  1. Certificación. Los empleadores siguen sin darle el mérito adecuado a las habilidades obtenidas por medios no convencionales. Esta tendencia debe cambiar, para lo cual nuestra sugerencia a los alumnos y a los reclutadores en enfocarse en portafolios y pruebas prácticas más que en diplomas.

 

  1. Online vs. Blended. Las empresas que no requieren de personal en cada ciudad para operar tienen la gran ventaja de poder crecer a nivel mundial rápidamente. Un comentario interesante fue que recibir pagos con tarjetas en otros países es bastante más complejo de lo que parecería (se requieren equipos de ingenieros solamente asegurando que los pagos de distintos países se puedan procesar). Sin embargo, las tasas de graduación y satisfacción siguen siendo consistentemente más altas en modelos que involucran clases presenciales.
  2. Perfil del estudiante. En muchos casos, el arquetipo del estudiante que usa estas plataformas es una persona curiosa que aprende por el mero gusto de hacerlo. Claramente le ayudará en su carrera profesional, pero esto es una consecuencia más que la finalidad principal.

 

  1. Mejora constante de grupos de estudiantes. Una forma de demostrar que la empresa aprende eficazmente se da a través de la comparación de grupos de estudiantes. Por ejemplo, que todos los que se registraron en marzo tuvieron un mejor comportamiento promedio que los que se registraron en febrero. Así cada grupo tiene una experiencia más óptima.