La conversación sobre tecnología educativa

¿Las escuelas matan la creatividad?

¿Las escuelas matan la creatividad?

Ken Robinson, un académico y autor sobre educación y creatividad, considera que los programas educativos están diseñados de forma incorrecta, pues se da prioridad a lo que te deje ingresos, dejando fuera las capacidades creativas.

Gillian Lynne tenía ocho años cuando su mamá la llevó a un doctor porque tenía problemas en la escuela. Estaba distraída, llegaba tarde y causaba disrupciones en las clases, por lo que en la escuela pensaban que tenía un problema de aprendizaje.

Después de 20 minutos en el consultorio, mientras Gillian estaba sentada, muy quieta, escuchando todas las razones por las que estaba “mal”, el doctor le pidió a su mamá que lo acompañara a caminar para platicar con ella sin que la niña los escuchara.

Al salir del consultorio, el doctor prendió el radio que tenía en su escritorio, cerró la puerta y le pidió a su mamá que se asomara al consultorio para ver lo que hacía su hija quien inmediatamente empezó a bailar.

El doctor le dijo a la mamá de Gillian que su hija no estaba enferma, que era una bailarina y, si quería ayudarla, la tenía que llevar a una escuela de danza. Para la pequeña fue maravilloso, pues al llegar vio a muchas personas iguales a ella, gente que tenía que moverse para pensar.

Años después, se graduó de la Royal Ballet School, empezó su compañía de danza, conoció a Andrew Loyd Weber y es la responsable de algunas de las mejores y más famosas coreografías que conocemos, como Cats y el Fantasma de la Opera.

Como esta historia, hay muchas de personas con habilidades extraordinarias que logran el éxito. Sin embargo, en el caso de Gillian hubo dos elementos que la ayudaron: el doctor que notó que no estaba enferma sino que tenía una forma diferente de aprender y ver el mundo y su madre, que decidió seguir un consejo y llevar a su hija a clases de danza sin importar que eso no le diera una calificación perfecta en la escuela.

Ken Robinson, un académico y autor sobre educación y creatividad, considera que los programas educativos están diseñados de forma incorrecta, pues se jerarquiza de acuerdo a lo que te va a “dar para vivir”: arriba las matemáticas y el lenguaje, luego las humanidades y al final cualquier disciplina creativa.

Esto, en caso de que exista una materia creativa, pues según Robinson, en todos los países se educa para dejar la creatividad a un lado. “Durante la escuela, nos alejamos de actividades que nos gustan porque no vamos a poder vivir de ellas: no hagas música porque no vas a hacer dinero como músico”, dice.

Sin embargo, él reconoce que el desarrollo de la creatividad es tan importante en la educación como la alfabetización y debería de ser tratada con el mismo estatus pues mucha gente muy talentosa, altamente creativa y brillante, no creen serlo porque en la escuela no destacan en lo que se supone que deben hacerlo y así, se pierde el sentido de la innovación.

¿Qué es la creatividad?
“La creatividad, en sentido limitado, se refiere a las aptitudes que son características de los individuos creadores, como la fluidez, la flexibilidad, la originalidad y el pensamiento divergente”, según el psicólogo Jean Paul Guilford, que hizo un estudio sobre la estructura de la inteligencia.

 

Definido por Ken Robinson, la creatividad es el proceso de tener ideas originales con valor, que viene de la forma en que se ven las cosas con la interacción de diferentes disciplinas.

“Los niños no le temen a estar equivocados y al ser convertirse en adultos, sí le temen. Pero si no están preparados para estar equivocados, nunca crearan algo diferente”

-Ken Robinson