La conversación sobre tecnología educativa

Escuelas sin profesores: la educación del futuro

Escuelas sin profesores: la educación del futuro

¿Alguna vez imaginaste que podías tomar clases sin la guía de un profesor? En el mundo ya existen modelos educativos basados en la solución de problemas sin la orientación de un maestro, un libro o una asignatura específica.

La primera iniciativa de este tipo nació en París, Francia en 2013 con la creación de una escuela de programación gratuita sin clases ni libros, pero sobretodo sin profesores. La iniciativa fue llamada École 42 . Su objetivo era formar a los mejores programadores del mundo con un modelo revolucionario basado en retos, investigaciones y trabajo en equipo, así lo comentó en una entrevista que concedió en noviembre de este año.

Nicolás Sadirac, director y cofundador del programa, asegura que el método de enseñanza por memorización ya es obsoleto y puede ser contraproductivo en el desarrollo del pensamiento computacional y de análisis.

“Enseñar a memorizar hoy en día es inútil, peligroso y te hace tonto, principalmente en el área de Tecnologías de la Información (TI), en esta área todo cambia muy rápido, cuando el profesor enseña algo, realmente ya es algo atrasado y pensar que los alumnos deben memorizar es hacerles un daño, ya que la TI se revoluciona constantemente por lo que necesitamos formar estudiantes con habilidades creativas y capaces de aprender por su cuenta para encontrar soluciones, nosotros vemos la programación como arte”, dijo Nicolás Sadirac.

El director y cofundador del programa también cree que las tecnologías están en constante evolución y por lo tanto, es necesario que los estudiantes se formen con habilidades creativas y capaces de aprender por su propia cuenta para crear soluciones. En 2017 abrieron su primera sede fuera de París, en San Francisco, California y tienen previsto que para 2027 se hayan capacitado cerca de 10 mil personas.

 

Mientras tanto en Latinoamérica…

En Colombia existe el Colegio Fontán y sus principios básicos se rigen bajo la idea de que el alumno estudia en el horario que considera más conveniente, elige el tema y cambia de grado escolar conforme a sus capacidades, es decir, hay jóvenes que concluyen un grado en cuatro meses, mientras otros tardan hasta 23 meses.

El modelo educativo ya se implementó en Chile y en 12 meses, los alumnos de una escuela pública lograron mejorar su rendimiento escolar, además, ganaron el primer lugar en una evaluación que realiza el gobierno del país.

Aunque en este colegio no han desaparecido los profesores, sí ha cambiado el modelo escolarizado tradicional por uno más personalizado. La división de alumnos se rige por niveles de autonomía y no por grados escolares.

Julio Fontán, director del colegio, afirma que la excelencia no es una meta, sino un proceso. También manifiesta que no todos los niños tienen que llegar a una meta particular y la excelencia es un proceso de toda la vida y el objetivo es que los alumnos sean cada vez mejores.

Por otro lado, el tema de los profesores se basa en dos sentidos, hay un tutor de acompañamiento en la parte humana del alumno y otro que tiene un papel como profesor, quien es el encargado de crear un plan personalizado para cada niño y lo acompaña en el proceso sin enseñarle.

Si te queda alguna duda, expertos han asegurado que 50% de las profesiones que existen en la actualidad no existirán en menos de una década, además 75% de los niños que estudian la primaria terminarán estudiando carreras universitarias que aún no existen.

Finalmente, este método busca eliminar la idea de darle la respuesta a los niños y quitarles la necesidad de hacer el proceso de aprendizaje. El concepto de profesores se transformará hacia los deportes y el arte. Julio Fontán concluye que el concepto de escuela que conocemos en la actualidad acabará más rápido de lo que se piensa.

Datos que no debes perder de vista

El proyecto École 42 inició en 2013.

Desde su apertura, cada año se postulan 70 mil personas.

Hacen una selección de 3,000 aspirantes.

Únicamente entran 1,000 al programa.

Después de un año, el 80% de los participantes consigue un trabajo.