La conversación sobre tecnología educativa

Jugar para aprender

Jugar para aprender

Aunque no lo creas, los videojuegos tienen grandes beneficios para los niños, ya que ejercitan y mejoran su rendimiento cerebral, siempre y cuando sean los contenidos adecuados.

El juego es imprescindible para los niños, de cara a lograr un desarrollo adecuado en lo físico, lo psicológico y lo social, tal como lo define el pedagogo Ezequiel Ander-Egg. El juego en los videojuegos no es la excepción, son un excelente método para ejercitar y mejorar el rendimiento cerebral de los usuarios en la Era digital, siempre y cuando se tengan los contenidos educativos digitales adecuados.

¿Pero qué es un videojuego?

El origen del videojuego se remonta a la década de los años cuarenta con el Cathode-Ray Tube Amusement Device, desarrollado por Goldsmith Jr. y Mann.  Todo sabemos lo que es un videojuego: “programa informático (Software) creado para el entretenimiento e interacción social y un dispositivo electrónico que lo ejecuta”; ya sea una computadora, una videoconsola, Tablet, teléfono inteligente o de grandes dimensiones como la maquinita de la tiendita, en sí: todos aquellos juegos digitales interactivos.

Los beneficios del videojuego en la educación

De acuerdo con Lourdes Ibáñez Aldana, especialista en tecnología e innovación educativa: “Los videojuegos incluyen un sinfín de diversos beneficios pedagógicos en los niños digitales ya que desarrollan habilidades cognitivas, motoras, digitales y del pensamiento, así como la formación de una cultura digital global.”

Hoy en día los nativos digitales son más abiertos, más creativos y el aprendizaje se da de forma natural y al jugar con los videojuegos se someten a una especie de ejercitamiento cerebral (Brain Training) muy positivo para la enseñanza.

Brain Training: Jugando pero aprendiendo…

Al jugar con la tecnología, el niño se supera a sí mismo y ejercita las siguientes habilidades cognitivas:

  1. Razonamiento,
  2. Autoaprendizaje,
  3. Memoria,
  4. Deducción,
  5. Agilidad,
  6. Desarrollo Intelectual,
  7. Resolución de problemas complejos,
  8. Cálculo,
  9. Percepción y espacio,
  10. Lenguaje,
  11. Autoconfianza,
  12. Concentración.

Qué mejor que los niños aprendan jugando; aprovechando los videojuegos y tecnología educativa como recurso divertido para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Otra alternativa educativa para potencializar el talento y la creatividad de las generaciones actuales, con mejores experiencias de aprendizaje.