La conversación sobre tecnología educativa

Tecnología, habilitadora del futuro educativo

Tecnología, habilitadora del futuro educativo

Las tecnologías de información evolucionan a un ritmo que deja a cualquiera sin aliento. Constantemente aparecen dispositivos, aplicaciones y sistemas digitales que rápidamente cambian la forma en la que hacemos multitud de cosas. Hace una década se presentó al público el primer teléfono inteligente (el iPhone de Apple) y se estima que más de 2,300 millones de estos aparatos rondan por el mundo el día de hoy. Pero no sólo cambian los aparatos que llevamos en el bolsillo: expresiones como fake news, blockchain y MOOC serían incomprensibles para un habitante de inicios de esta década.

 

The New Media Consortium (NMC) es una organización que agrupa organizaciones dedicadas a la tecnología educativa como Apple y la National Geographic Society, así como centenas de instituciones educativas como las universidades Columbia y Cornell para una labor titánica: informar las decisiones que la gente hace acerca de la tecnología por medio de investigaciones enfocadas al sector educativo. Por ello NMC realiza informes donde conversaciones y entrevistas con funcionarios educativos, profesores, alumnos y tecnólogos, analizan el impacto de tecnologías emergentes en las aulas.

 

Este febrero se publicó el NMC Horizon Report: 2017 Higher Education Edition, la décimo cuarta edición anual del estudio que analiza las tendencias tecnológicas más relevantes para el sector de la educación superior. En esta edición se realizaron entrevistas a 78 expertos en educación superior y tecnología, provenientes de 22 países, entre ellos Fernando Ledezma, académico en el Laboratorio de Innovación en Experiencias de Aprendizaje por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Los expertos respondieron preguntas alrededor de cuatro ejes temáticos que van de la relevancia de algunas innovaciones tecnológicas en las aulas hasta los retos para su adecuada introducción y uso.

El resultado es un documento con tres grandes apartados: tendencias clave que aceleran la adopción de tecnologías de información en la educación superior, retos que impiden la adopción de tecnología en el ámbito de la educación superior y tecnologías emergentes que podrían impactar este sector educativo. Estos fueron los más relevantes resultados.

 

Tendencias que aceleran la adopción de tecnología en la educaicón superior

La educación superior está en vías de una profunda transformación en tres vías: una educación cada vez más orientada hacia el emprendedurismo y la generación de nuevo conocimiento más que su mero transmisión, la redefinición de los objetivos de la evaluación educativa y el rediseño de los espacios educativos hacia un aprendizaje fluido donde coexisten varios modelos educativos en el mismo espacio: clases tradicionales, lecciones por medio de realidad aumentada, por medio de comunidades vertebradas por internet o en modelos mixtos como blended learning.

 

Retos que impiden la adopción de tecnología en la educación superior

La integración de tecnologías de información en la educación superior debe superar retos culturales y organizacionales, entre los que se encuentra la rápida evolución de las tecnologías de información que hace rápidamente obsoletas las herramientas digitales, la complejidad en la integración de modelos de educación formal e informal, así como la desigualdad en el acceso a conectividad y herramientas digitales y quizá el reto más complejo de resolver: redefinir el papel del profesor de un simple transmisor de conocimiento hacia un acompañante proactivo en el proceso del alumno de autodescubrimiento del conocimiento.

 

Tecnologías emergentes en la educación superior

El estudio cita 38 tecnologías con impacto relevante para la educación superior, clasificadas en siete categorías. Sin embargo, el consenso de los entrevistados se concentra en algunas tecnologías específicas que podrían tener un impacto en el corto y mediano plazo para universidades e instituciones de educación superior.

 

Tecnologías de aprendizaje adaptativo: La combinación del análisis de datos provenientes del desempeño de los alumnos provee a profesores y facilitadores del proceso educativo con herramientas para determinar con precisión el progreso de cada estudiante así como las áreas del curso donde esté rezagado para proveerle asistencia personalizada.

 

Un proyecto del estadounidense Tougaloo College integró dentro de sus cursos de biología en línea una herramienta que a partir de los patrones de desempeño del estudiante le provee automáticamente de material adicional como videos y lecturas que le permitan avanzar en tramos difíciles del curso.

 

– Aprendizaje móvil: Virtualmente todos los estudiantes en la educación superior llevan consigo por lo menos un dispositivo móvil. Las plataformas de educación digital móvil en forma de apps y sitios web adaptados a las pequeñas pantallas representan una oportunidad para integrar al conocimiento adquirido en el aula contenidos que pueden ser revisados por el alumno en cualquier momento. Esta tecnología es más relevante para los programas de educación continua, quienes usualmente tienen dificultades para seguir con un programa rígido de asistencia a clases.

 

– El internet de las cosas (IoT): En los años por venir una cantidad creciente de dispositivos tendrán capacidad de adquirir y transmitir datos: desde sensores en las paredes hasta ropa y accesorios personales. Esto genera enormes posibilidades para el sector educativo puesto que le permitirá a la institución conocer no sólo el desempeño de sus alumnos, pero también sus movimientos dentro del salón y las interacciones que tienen con profesores y otros compañeros para conocer sus respuestas ante el conocimiento recibido. Evidentemente esta tecnología abre puertas a numerosos dilemas éticos respecto del equilibrio entre la personalización en la experiencia educativa y el respeto a la privacidad del estudiante y del profesor.

 

– Nuevos sistemas de gestión de aprendizaje: También conocidos como Learning Management Systems (LMS) se han convertido en herramientas muy útiles para la gestión del desempeño académico, pero en los próximos años ante la competencia de plataformas abiertas y modelos educatios que integran tecnologías de información en foma intensiva como los cursos en línea MOOC harán que los LMS se transformen en plataformas que sirvan a la distribución de contenidos educativos y el apoyo pedagógico al profesor. Algunas instituciones educativas como el Salt Lake City Community College ya exploran plataformas LMS de fuente abierta (open source) como MyOpenMath que tienen costos menores y son más fáciles de adaptar a sus necesidades que las plataformas comerciales.

 

Inteligencia Artificial: La masiva inversión de empresas como IBM en Estados Unidos en motores de inteligencia artificial abre la puerta al desarrollo de agentes automatizados que podrían ayudar a los estudiantes, sobre todo en modelos remotos de educación, a recibir asesoría personalizada tal como lo hacen actualmente algunas aerolíneas y bancos que ofrecen ayuda al cliente con sistemas de inteligencia artificial. El laboratorio de inteligencia artificial de la universidad de Michigan está desarrollando un sistema de enseñanza en línea que automáticamente se adapte a personas con alguna discapacidad motriz o cognitiva.

 

– Interfases de uso natural: Conocidas en inglés como Natural User Interfaces (NUI), son una suerte de aplicación derivada del Internet de las Cosas. A medida que existen sensores que pueden responder a movimientos del cuerpo como el Kinect de Xbox y o a comandos de voz como el servicio Alexa de Amazon, será posible explorar nuevas formas de transmisión de conocimento a través del tacto y hasta el olfato. El uso de un caso de realidad virtual junto con guantes que generen respuestas táctiles podrían ayudar a estudiantes de ingenierías y artes plásticas a reconocer y trabajar materiales y estructuras sin tocarlas en el mundo real.