La conversación sobre tecnología educativa

Y ahora, ¿qué debe hacer el profesor?

Y ahora, ¿qué debe hacer el profesor?

La tecnología está cada vez más dentro de los salones de clases y las dinámicas cambian, el rol de profesor ha pasado a ser el de un facilitador, pero ¿qué tan positivo es este cambio?

El uso de la tecnología en los salones de clase ha cambiado el rol de los profesores. Y según un artículo del educador Mike Britland en el periódico The Guardian, la transformación ha sido muy positiva. Aquí están sus argumentos:

  • La tecnología le da libertad a los estudiantes para que encuentren por sí mismos soluciones a problemas, tanto en forma individual como en equipo.
  • Como educadores, buscamos que los estudiantes se involucren con los temas más allá de un interés superficial. Queremos que aprendan en forma activa, que tengan sed de descubrimiento y conocimiento. La tecnología pone el mundo en las manos de cada estudiante dentro de los confines de un salón de clases.
  • Los estudiantes pueden encontrar soluciones diferentes a las que nosotros queríamos enseñarles. Eso puede ser intimidatorio al principio pero es muy liberador: El estudiante encuentra que puede llegar a sus propias conclusiones.
  • Los dispositivos están al alcance de la mano de los estudiantes. “Los profesores que mejor usan la tecnología para ayudar al aprendizaje independiente son los que han aprovechado el poder que ya están en las bolsas de los estudiantes”, dice Britland. “La mayoría de los estudiantes tiene poderosos dispositivos –el temido celular-. Permitirles aprovechar estas armas es una experiencia liberadora tanto para el profesor como para el estudiante. Hacer que graben la presentación de un compañero o grabar una discusión de grupo y subirla a un podcast son buenas maneras de involucrar a los alumnos”.